fisioterapia bilbaoLa rehabilitacion y readaptacion funcional es un tratamiento con el objetivo de la recuperación física y progresión funcional de aquellas partes del cuerpo afectadas por una lesión deportiva. Sirve para estimular la vuelta al entrenamiento en las mejores condiciones, con seguridad, eficacia y rapidez. Al tratar una lesión se prioriza minimizar el dolor y el edema en la zona afectada.

A corto plazo se acelera el proceso de curación, se busca avivar la articulación o la zona afectada. También hay que trabajar el resto de músculos no dañados, para mantener el estado físico general.

El objetivo a largo plazo es recuperar la actividad completa, obtener la condición física poseída anteriormente a la lesión y así conseguir el máximo potencial.

Desde Summit PT, fisioterapia Bilbao, queremos proporcionaros el tratamiento adecuado de recuperación funcional.

También es un tratamiento adecuado para gente con problemas de columna o extremidades, para recuperarse tras intervenciones traumatológicas u ortopédicas, y eficaz con diversas enfermedades crónicas (neurológicas, reumatológicas, cardíacas, metabólicas y respiratorias).

Los principios de la recuperación funcional son los siguientes:

- Aumento sistemático de carga, poco a poco se incrementa el volumen, intensidad y velocidad de los ejercicios.
- Adaptación individual, no todas las personas son iguales, ni tienen el mismo tipo de lesión, por ello hay que valorar la recuperación según el problema, la edad y circunstancia de la persona.
- Alternancia carga-descarga, variar la intensidad para favorecer la recuperación.
- Carácter multilateral orientado al entrenamiento, es decir, potenciar la musculatura y estiramientos del cuerpo en general para no perder la condición física.

La primera fase de tratamiento para recuperarse de una lesión es la fisioterapia, con ella se mantiene la condición física general o específica dentro de lo posible. El procedimiento en la zona lesionada se suele realizar en agua o con ejercicios basados en descarga. La parte sana debe realizar ejercicios aeróbicos y de fuerza, que eviten el uso de las partes dañadas. Cuando no exista dolor ni inflamación, además de tener el adecuado movimiento y fuerzas en la articulación, se puede pasar a la siguiente fase del tratamiento.

La segunda fase trata la recuperación funcional. Se utilizan ejercicios de resistencia, potencia y velocidad, con el objetivo de recuperar el estado óptimo del cuerpo. También se realizan ejercicios específicos en el caso de practicar algún deporte en concreto.